Artículos de interés

COVID-19 AUMENTA RIESGO DE DESARROLLAR DIABETES TIPO 1


Las personas a las que se les ha diagnosticado COVID-19 pueden tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad autoinmune diabetes tipo 1, según un estudio realizado entre más de 27 millones de personas de todo Estados Unidos.


Los investigadores descubrieron que los pacientes infectados por el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la COVID-19, tenían un 42% más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 1 que los que no contrajeron la COVID-19 durante el periodo de estudio.


El riesgo es mayor entre los pacientes pediátricos más jóvenes (los menores de 1 año tenían un riesgo mayor del 584%) y es elevado entre los pacientes adultos de más edad con COVID-19. Los investigadores también observaron diferencias en función de la raza y la etnia, siendo el riesgo de diabetes tipo 1 asociado a una infección por COVID-19 más pronunciado entre los indios americanos/nativos de Alaska (130% de aumento del riesgo), los asiáticos/isleños del Pacífico (101%) y los pacientes negros (59%).


"Especialmente en las poblaciones pediátricas, [la COVID-19] no suele ser una afección que ponga en peligro la vida, a menudo no es grave. Sin embargo, la diabetes tipo 1 suele ser una enfermedad de por vida que requiere un gran contacto con la comunidad médica, aumenta el riesgo de muerte y el riesgo de comorbilidad a largo plazo", afirma Trenton Honda, profesor clínico y decano asociado de la Facultad de Ciencias de la Salud Bouvé de la Northeastern, y miembro del equipo de investigación dirigido por Fares Qeadan en la Universidad Loyola de Chicago.


"Nuestro interés se centra realmente en la pregunta: "¿Va a haber costes ocultos, incluso entre quienes no corren un alto riesgo por el COVID en sí, a causa del COVID, más adelante?", dice Honda.


Los científicos también investigaron si los pacientes que tenían diabetes de tipo 1 antes de contraer el COVID-19 eran más propensos a sufrir una complicación grave y potencialmente mortal denominada cetoacidosis diabética tras infectarse con el virus. Descubrieron que los pacientes que tenían diabetes de tipo 1 y luego se infectaron tenían un riesgo 126% mayor de desarrollar cetoacidosis diabética en comparación con los que no se infectaron. Sus resultados se publicaron en la revista PLOS One a principios de este mes (abril 2022).


Honda utiliza la palabra "asociación" al referirse al aumento del riesgo, teniendo cuidado de no decir que la infección por COVID-19 provoca la aparición de la diabetes tipo 1.


"Somos el primer estudio realizado en la población estadounidense en un conjunto de datos nacionales realmente grande que permite afirmar que las personas que han contraído la COVID parecen tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 1, aunque no podemos afirmar que la COVID haya causado ese mayor riesgo. Podría ser cualquier cosa", afirma. Para establecer esa conexión causal, dice Honda, los investigadores tendrían que hacer un ensayo controlado aleatorio. En cambio, el equipo examinó los datos anónimos de más de 27 millones de personas que entraron en contacto con la atención médica hospitalaria en todo Estados Unidos desde diciembre de 2019 hasta finales de julio de 2021.


Hay otras pruebas que relacionan la infección por COVID-19 con un mayor riesgo de ser diagnosticado con diabetes tipo 1. El SARS-CoV-2 no es el primer virus que se asocia con un mayor riesgo de aparición de la diabetes de tipo 1. También se ha relacionado con varias infecciones víricas como las paperas, la rubeola, el citomegalovirus y el virus de Epstien-Barr.


Todo se reduce al páncreas.


Todas las células del cuerpo dependen del azúcar (glucosa) como combustible, explica Honda. Pero algunas células necesitan el impulso de una hormona llamada insulina para absorber la glucosa de la sangre. La insulina es producida por el páncreas en respuesta a los cambios de azúcar en la sangre.


La diabetes tipo 2 suele ser un problema de resistencia a la insulina en las células que la necesitan. Pero la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, explica Honda. "Básicamente, el cuerpo produce anticuerpos y células inmunitarias que destruyen las células que producen la insulina. Así que acabas teniendo un nivel de insulina precipitadamente bajo a lo largo del tiempo. Esto significa que las células de nuestro cuerpo que necesitan insulina para obtener azúcar dejan de usarla y empiezan a usar grasas. Y al hacerlo, cambian todo el metabolismo del cuerpo e instituyen un estado acidótico que, en última instancia, es fatal."


Antes de lo que Honda llama "uno de los mejores momentos de toda la historia de la medicina", cuando se purificó la insulina de los cerdos, la diabetes tipo 1 era una sentencia de muerte. Ahora, es una enfermedad de por vida a la que se puede sobrevivir con un control de la glucosa e inyecciones de insulina.


Con otros virus, los científicos creen que la forma en que el virus invade las células del páncreas hace que éstas mueran espontáneamente, explica Honda. Y cuando mueren, el sistema inmunitario se moviliza para destruir esas células muertas. La idea, dice, es que esto podría fomentar el desarrollo de una respuesta autoinmune a esas células, y podría salirse de control y seguir atacando a esas células vitales productoras de insulina en el páncreas.


"Esta es la forma en que se presume que otros virus conducen a la diabetes tipo 1", dice Honda. "Así que esa es la lógica de este estudio".


Este estudio se centró en los casos de COVID-19 en ausencia de vacunas. Honda dice que la siguiente gran pregunta es determinar si la inmunización contra el SARS-CoV-2 está relacionada con un riesgo mayor o menor de diabetes de tipo 1.


El equipo de investigación también pretende estudiar las asociaciones entre otras 40 enfermedades autoinmunes y las infecciones por COVID-19.


"Si pensamos sólo en la carga de enfermedad que provoca el COVID, es muy posible que la enfermedad inmediata tenga un impacto mucho, mucho menor, sobre todo en las personas que tienen un riesgo bajo de la propia enfermedad", afirma Honda. "Y podríamos acabar con un gran número de trastornos de por vida que se desarrollan... por la exposición al COVID".


Para consultas de los medios de comunicación, póngase en contacto con Marirose Sartoretto en m.sartoretto@northeastern.edu o en el 617-373-5718.


Artículo original publicado en https://news.northeastern.edu/2022/04/28/covid-19-type-1-diabetes/ por Eva Botkin-Kowacki el 28/04/2022

46 visualizaciones0 comentarios

We Need Your Support Today!