top of page

Artículos de interés

Cómo decir que no se cura




Me atrevo a decir que el momento más duro luego del debut de un hijo en diabetes tipo 1 es cuando ese mismo niño te pregunta. ¿cuándo me voy a curar?

Yo lo recuerdo como si fuera ayer y tengo claro el nudo en la garganta y las ganas incontenibles de llorar. Es terrible sí, pero hay que atravesarlo.


¿Qué puede decir?

-No engañes a tu hijo.

-Tampoco hay que dar excesivas explicaciones.

-Valorar lo que puede haber detrás de esa pregunta y por qué lo pregunta.

-Hacer mucho énfasis en que, a pesar de la diabetes, podrá hacer lo que quiera.


¿Qué no puedo decir?

Decirle que se va curar. Será mucho peor.

-No prestarle atención a este tipo de preguntas y cortarle cambiando el tema, o diciéndole: “eso ya te lo he explicado otras veces”.

-Molestarnos con él o ella porque parece que “no entiende nada”.


Recuerda que llorar es necesario, pero tratemos en la medida de lo posible que no sea frente a nuestro guerrero (a). Podría sentir culpa, de la misma que la sentimos nosotros. Ahora, si toca llorar en familia seguro resultará muy sanador para todos los integrantes, porque es un proceso que vive la familia completa.

Mi real aprendizaje en mi camino con mis hijos es que ellos son más fuertes que yo, y son mis maestros y muchas veces me guían en mi laberinto.

Recuerda, todo estará bien!


Fuente: “La diabetes de mi hijo”. Autora: Olga Sanz Font.



39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


We Need Your Support Today!

bottom of page